Médico boliviano inventor de una cura para los males de corazón en niños recibe premio de $us 50 mil en Colombia

Franz Freudenthal benefició con su invento a miles de niños de escasos recursos del país. Innova Bolivia y Banco BISA posibilitaron que el médico llegue a este certamen mediante su programa de internacionalización de innovadores y emprendedores.
___________
En Medellín, Colombia, el médico boliviano, Franz Freudenthal Tichauer, recibió su trofeo como ganador de la segunda edición del Premio Innovadores de América, en la principal categoría Ciencia y Tecnología, y un premio de $us 50.000 por ser el creador de un dispositivo oclusor para curar cardiopatías infantiles que hasta ahora le permitió salvar a más de 50.000 niños en todo el mundo.
Es la primera vez que un boliviano gana este premio y es resultado del trabajo previo realizado por Innova Bolivia y Banco BISA, que posibilitan que emprendedores como Franz Freudenthal sean reconocidos en eventos de trascendencia internacional. Es así que ambas instituciones firmaron una alianza con Innovadores de América con el objetivo de promover la innovación y a los emprendedores del país, comenzando con la postulación de Freudenthal.
Freudenthal es considerado como el nuevo innovador de la región junto a los ganadores de las otras cinco categorías, que proceden de Colombia y México. Innovadores de América es patrocinado por CAF – banco de Desarrollo de América Latina y el Grupo Ezentis.
En el evento, el galardonado estuvo acompañado de su familia y de sus compatriotas, Enrique García, presidente de CAF; y Jorge Velasco Terán, director de Innova Bolivia, institución que a través de su Programa de Internacionalización tuvo la iniciativa de postular a Freudenthal a Innovadores de América, contando también con el apoyo de Banco BISA.
Innovadores de América es considerado el premio Nobel de los emprendendores de la región y es un reconocimiento a la labor llevada por personajes destacados a quienes se los considera “héroes” modernos que deben ser distinguidos por su capacidad para cambiar a la sociedad a través de sus innovaciones.
Freudenthal con su proyecto “Dispositivos oclusores para cardiopatías congénitas”, inicialmente clasificó entre los 18 finalistas de 843 participantes, y finalmente consiguió el primer galardón en la categoría Ciencia y Tecnología. El jurado que le dio el primer puesto estuvo compuesto por la uruguaya Judith Sutz, el español Pedro Moneo y el argentino Alejandro Miguel San Martín.
“Como Innova Bolivia realizamos un trabajo de largo aliento previo y durante las diferentes etapas del concurso. Hoy estamos muy orgullosos por el premio y la valiosa oportunidad que tiene Franz de visibilizar su invento y labor solidaria a favor de los niños con enfermedades al corazón. Su trabajo es trascendental y de alto impacto social”, subrayó Jorge Velasco.
El premio distingue a los mejores proyectos innovadores de Latino América en en seis categorías: Desarrollo Social, Educación, Diseño, Empresa e Industria, Sostenibilidad y Ecología, y Ciencia y Tecnología.
Freudenthal también ganó como “Favorito del Público”, una votación realizada vía redes sociales – no vinculante a la decisión del jurado-, para la cual Innova Bolivia y Banco activaron una intensa campaña que dio como resultado que el médico boliviano gane con cerca de 10 mil votos.

Reseña del galardonado

 
Franz Freudenthal es cardiólogo pediatra y un empresario emprendedor que ha enfocado su carrera y su vida a crear soluciones innovadoras para curar diversos tipos de cardiopatías congénitas, más comúnmente conocidas como soplos. Su revolucionario e innovador invento (dispositivos oclusores) sirve para tratar enfermedades del corazón, las cuales hasta hace poco eran aliviadas sólo a través de cirugías a corazón abierto, de mucho riesgo.
Freudenthal recuerda que “hace más de 10 años este problema era tratado en el país con cirugías muy riesgosas, que muchas veces -al ser muy delicado- culminaban en el fallecimiento de los pacientes o les dejaba otras consecuencias secundarias”. Explica que ahora con el implante no se necesita de cirugías, no es riesgoso y se lo realiza en cinco minutos a través de las arterias, donde el paciente se recupera en un día.
Hoy el emprendedor fabrica, exporta y, principalmente, realiza una labor social al implantar -muchas veces de forma gratuita- sus dispositivos en los corazones de niños de escasos recursos de Bolivia, evitando su muerte y permitiéndoles llevar una vida normal y que esta vida salvada sea un(a) boliviano(a) más que aporta soluciones a nuestro país.
El médico junto a su esposa Alexandra Heath fundaron Kardiozentrum, un centro de diagnóstico y tratamiento de cardiopatías congénitas, y crearon la empresa PFM Bolivia, por medio de la que Freudenthal pudo diseñar el dispositivo (hecho con alambre de nitinol, una aleación flexible de níquel y titanio) que le valió el premio.

Comentarios cerrados.